Archivo para la Categoría "Derecho a organizarse"

¿Que está sucediendo laboralmente en Pemex?

¿Que está sucediendo laboralmente en Pemex? ¿Porque le resulta tan difícil  a la clase trabajadora petrolera organizarse? ¿Qu papel corresponde a la sociedad civil en este trance?

Lo primero que laboralmente ha estado haciendo la empresa, de acuerdo a convenios firmados con el sindicato de los trabajadores manuales, dirigido por Carlos Romero Deschamps, desde el año pasado, y a consecuencia de la llamada reforma energética, es dejar de recontratar trabajadores transitorios a razón de centenares, si no es que de miles, en toda la República. Una parte de los mismos es personal que ha laborado para Pemex haciendo suplencias del mal llamado personal de confianza de vacaciones por ejemplo, desde hace más de diez años, así que podemos hablar de facto de despidos. En algunos lugares como Ciudad del Carmen, Campeche, eso está llevando al colapso de la economía local. Espero que muchos de ellos estén entablando juicios laborales contra Pemex, aunque hoy en día, con la reforma laboral y las consignas antiobreras en tribunales y la de por sí ultrapatronal Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, ganar un juicio así sea difícil. Mientras tanto, este personal de “confianza” tiene continua sobrecarga de trabajo, cubriendo las labores de dos y hasta tres compañeros. En combinación con los “ahorros” en mantenimiento que se derivan de los recortes presupuestales aplicados a Pemex este año, los accidentes en las instalaciones de Pemex no pueden más que aumentar. Ante la desmovilización general de los petroleros, una realidad desde hace décadas, no queda más que lo que la sociedad civil haga al respecto. Muchas instalaciones petroleras se encuentran a las orillas, incluso dentro de espacios urbanos y si la sociedad civil está acostumbrada a hacer reclamos a las petroleras del mundo en general, ahora tendrá que redoblar su vigilancia de Pemex, hoy día bajo la presión adicional de la quimera denominada “competitividad”, de efectos altamente destructivos, así como tendrá que hacerlo desde luego con las empresas transnacionales que entren al país dispuestas a estragarlo.

Por otra parte, la disminución de pensiones y jubilaciones a lo largo de Pemex tanto para trabajadores manuales, como los mandos medios mal llamados de confianza está cantada para el 1 de agosto de este año, cuando entre en vigor un contrato colectivo renegociado con base en las ilegales disposiciones que al respecto se desprenden de la llamada reforma energética.

Asimismo, en Pemex Exploración y Producción así como en algunas refinerías y plantas petroquímicas ya se está poniendo en práctica la baja salarial.

El trabajador petrolero surgirá de este 2015 empobrecido, mientras que a la elite de directores y subdirectores ya se le han prometido nuevas plazas y aumentos salariales. Entonces, en vez del Pemex cardenista enfocado a redistribuir el ingreso hacia la clase trabajadora, nos encontramos con el Pemex neoliberal que, como todo lo de este signo ideológico, está fundamentalmente orientado a redistribuir el ingreso hacia la depredadora y ociosa clase alta. No olvidemos, por otra parte, que el trabajador petrolero mexicano está relativamente mal pagado a escala mundial y que más que bajar los ingresos del mismo a los niveles del resto de la clase trabajadora, los  ingresos de esta última deberían alcanzar los de  los trabajadores de Pemex.

¿Porque el petrolero no se rebela ante esa situación? Se ha dicho mucho que el petrolero está desmovilizado porque se encuentra en una zona de confort que no quiere arriesgar, o por el férreo control y el engaño en los que el sindicato STPRM tiene a los trabajadores de base. También se puede concluir que es porque la empresa tiene contra el trabajador petroleros que defiende su nivel salarial o su pensión el as bajo la manga del despido. ¿Quien defiende su salario o su pensión si tiene sobre sí la espada de Damocles del despido? Solo quien cree en el poder de organizarse pues individualmente efectivamente la única opción es el sometimiento. ¿Pero es esa toda la historia de la sumisión del trabajador petrolero? No, en el caso de los basificados esa zona de confort tiene que ver con algo más que los buenos sueldos. Después de todo, ya no va a ser tan buenos… Pero las estribaciones del clientelismo y del corporativismo y sus efectos, que tan bien conocemos de la vida política mexicana, son amplias al interior de un sindicato cuyo primer objetivo es mantener alineados a los trabajadores desde hace muchas décadas. Lo que parecen ser conquistas laborales, son trampas mortales para todo sentido de dignidad y de resistencia: aunque francamente dudo que ya el STPRM esté en condiciones de cumplirle a sus agremiados, tantos y tantos padres petroleros sindicalizados parecen estar dispuestos a casi cualquier renuncia en el bienestar propio con tal de conseguir “la ficha” (es decir, un lugar de trabajo) para sus hijos. ¿Y quien los puede culpar? Los ninis, el desempleo y los empleos precarios se han vuelto norma en nuestro país debido a las poíticas de explotación y control social neoliberales y la globalización en genera. Mientras el STPRM y la empresa estén en posibilidades de mantener viva la ilusión de la ficha para el hijo, cualquier  programa de resistencia y de defensa de derechos adquiridos parece estar destinado al fracaso…

Dejemos esto como diagnóstico y al desarrollo futuro de los hechos y la imaginación de los petroleros combativos (que los hay) la solución de semejante nudo gordiano.

Anuncios

El convenio 98 de la OIT en el caso de México

LA NOTA QUE SIGUE FUE RESPECTO DE UN INTENTO DE CONSEGUIR QUE MÉXICO FIRMARA EL CONVENIO 98 DE LA OIT, ACERCA DE LIBERTAD DE ASOCIACION Y CONTRATACION COLECTIVA. EL MAL GOBIERNO SIGUE SIN FIRMAR, AL 20 DE MAYO DE 2014.   El 22 de julio de 2013, el Subsecretario del Trabajo, Rafael Avante, contestó el punto de acuerdo presentado por las Senadoras Dolores Padierna y Alejandra Barrales (cada una por su lado) y aprobado el 27 de mayo de 2013  en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, por medio del cual exhortó dicha Comisión al Poder Ejecutivo de México para que se encausara la ratificación del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo. Tuve la oportunidad de preparar la versión de la Senadora Padierna. Presento aquí parte de los argumentos usados:

  • Con su adhesión de Declaración de Filadelfia de 1944 el gobierno de México acepta que la libertad de asociación es fundamental para que haya progreso – y acepta suscribir lo que emane de la OIT.
  • Posteriormente,  al sumarse a la Declaración Relativa a los Derechos Fundamentales en el Trabajo  de 1998, también acepta sumarse a 8 convenios fundamentales para el cumplimiento de los derechos de los trabajadores.
  • El convenio 98 de la OIT, de 1949, es uno de esos convenios fundamentales, pero México no lo ha ratificado.
  • La razón por la cual dicho convenio no se había ratificado, era que el mismo incluye la protección del derecho de asociación positivo o negativo. El derecho positivo es el derecho de ser parte y el negativo, el de no ser parte de un sindicato. La aplicación de estos derechos es a conveniencia del trabajador.
  • El  Convenio dice que los trabajadores no deben ser despedidos y o discriminados por ejercer tales derechos.
  • La famosa “cláusula de exclusión por separación” de la legislación mexicana, que un momento fue útil para evitar que el patrón metiera cuña al interior de los sindicatos, al mismo tiempo fue la base de un control tiránico de los líderes sindicales sobre sus agremiados, pues forzaba a los patrones a separar de su trabajo a los trabajadores que dejaran de estar en el sindicato, ya sea que esto ocurriese por voluntad propia o por expulsión del mismo.
  • En este caso, el derecho colectivo iba por encima del derecho individual y con el fortalecimiento de los derechos humanos en México, se entendió, como 50 años antes a nivel mundial, que en este caso concreto, tal primacía era un abuso.
  • Había hasta hace unos meses, un artículo de la Ley Federal del Trabajo, el 395, que en su segundo párrafo  permitía la cláusula de exclusión en los contratos colectivos.
  • Ese párrafo fue eliminado apenas en diciembre pasado y es una de las pocas cosas positivas de la reforma laboral de diciembre de 2012, para los trabajadores (para los empresarios ,dicha reforma fue estupenda).
  • Por lo tanto ya no hay nada que impida la ratificación del convenio por México.

La respuesta de Avante fue que para efecto de la ratificación del convenio, primero el ejecutivo tiene que realizar “consultas con los interlocutores sociales y las autoridades encargadas de la aplicación de las disposiciones de este instrumento, en términos de la obligación establecida por el Convenio 144 sobre la consulta tripartita de la OIT”. A lo anterior, la senadora Padierna el 18 de septiembre de 2013 presentó ante el Senado un nuevo punto de acuerdo. Los resolutivos propuestos son:

PRIMERO.
Se exhorta a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social a efectuar y llevar a buen término las consultas con los interlocutores sociales y las autoridades eventualmente encargadas de la aplicación de las disposiciones del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo, a fin de culminar la ratificación del mismo, con una disposición proactiva correspondiente a la función de tutela de la clase trabajadora de la propia Secretaría y su pertenencia al conjunto de autoridades responsables de la aplicación de los convenios de la propia OIT en México.
SEGUNDO.
Se solicita a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social se informe previamente al Senado de la República las fechas programadas para la celebración de las consultas referidas en el resolutivo primero. Así como facilitar la participación del Senado como observador de dichas consultas.
Cabe decir que el Convenio 98 tiene alcances muy importantes, por señalar que:

1.-El empleador tendrá prohibido buscar control o injerencia a las organizaciones de trabajadores. 2.- Los gobiernos deben favorecer la negociación voluntaria, para reglamentar, por medio de contratos colectivos, las condiciones de empleo. El punto primero está rescatado el la Ley Federal de Trabajo, toda vez que la autonomía sindical está consagrada en la misma. Sin embargo, en los hechos, se violenta denegando tomas de nota, reteniendo cuotas o apoyando disidencia interna de los sindicatos. Aquí la aportación  radica en que la violación de la autonomía se enfrentará a un instrumento jurídico adicional, en las juntas de conciliación y en los tribunales, así como en su caso en las instancias internacionales a las que haya que llevar los casos. Hay muchos casos dolorosos de violación del derecho de asociación en México, y en este momento, estamos viendo el caso del sindicato independiente de la empresa Sandak, en Tlaxcala. El segundo, además de las ventajas que se señalan en el párrafo anterior, supera a la legislación nacional porque habla no solo de respetar, sino de favorecer la negociación voluntaria colectiva, lo que da una sólida base para combatir los llamados contratos de protección patronal, nombre que se da a los contratos espurios con sindicatos fantasma, cerrados a espaldas de los trabajadores. Me sumo al llamado a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para que encause dicha ratificación (que debe, por cierto, pasar por la aprobación del Senado) Agradezco a la Lic. Claudia Patricia Juan Pineda, una combativa y maravillosa abogada del Frente Auténtico del Trabajo, por la asesoría prestada en esta acción, que esperamos sea fructífera. Vamos caminando en este proceso y seguiré actualizando este post conforme avance esta ratificación.

Nube de etiquetas