Entradas etiquetadas como ‘Manuel Clouthier Jr’

Los planes de Peña Nieto de privatización de Pemex: para abrir boca

Recibí de un estimado amigo tres textos relacionados con Pemex y ciertamente, con la batalla política y mediática que se avecina en torno a la paraestatal. La lectura de los mismos me incitó a hacer a comentarios en mails y en las redes y  he decidido presentarlos compactados en este blog.

El primero que trataré es uno de Emilio Lozoya Austin, nuevo director general de Pemex. El discurso pronunciado por él ante los trabajadores de Pemex se puede encontrar aquí: http://www.pemex.com/index.cfm?action=news&sectionid=8&catid=42&contentid=27767

Me concentraré, de entre los contenidos de este texto, únicamente en los cinco puntos estratégicos que de acuerdo con el director general son el futuro de Pemex.

El discurso recicla cuestiones ya tratadas con anterioridad, luego entonces no propone soluciones novedosas.

Veamos de inicio, sus puntos primero y tercero (tomados practicamente de documentos de la época de Ernesto Zedillo), por el conflicto que se da entre los mismos.

Primero. A dirigir nuestras inversiones a aquellas actividades que generen el mayor valor agregado. Debemos procurar que los esfuerzos, al igual que los recursos materiales y humanos, se dirijan a las áreas que resulten más sustentables para nuestra empresa.”

Tercero. Buscar que en el desarrollo de proyectos se beneficie a la industria nacional, por medio de la integración de cadenas productivas que tengan metas precisas en el contenido nacional.”

Mi comentario es breve: el tercero contiene una visión de largo plazo (implica fortalecer la refinación y resucitar la petroquímica en México), pero el primero es absolutamente inmediatista (implica dedicarse a perforar a la mayor velocidad posible y vender petróleo crudo). El tercero, en su choque versus criterios como el expresado en el primero, ha sido desplazado fuertemente, con la consiguiente pérdida de capital humano y de empleos, durante los últimos 25 años.

———————

Vayamos al punto segundo:

Al mismo tiempo que es necesario potenciar nuestros recursos mediante la asociación con el sector privado, es importante que nos quede claro que, hoy en día, los recursos públicos ya no son suficientes para hacer crecer a las distintas empresas del Estado.”

Que quede claro, más bien, que la falta de recursos para reinversión es por no cobrar impuestos a los ricos y que seguir este curso es una mala decisión estratégica. La alternativa es efectivamente hacer que los grandes empresarios privados paguen sus impuestos y estos recursos se inviertan en Pemex. Hay mucha gente, entre ellos buena parte de los que están al frente del gobierno, que por estudiar en Estados Unidos adquiere pésima formación: una visión limitada, hipócrita (en tanto que intuyen estar actuando mal y lo disimulan) y entreguista (buenas comisiones y ofertas de empleo se llevan con sus acciones desnacionalizantes). Desde luego, prefieren dejar entrar al capitalista extranjero que poner a sudar tantito a la oligarquía nacional por la vía fiscal.

——————–

No veo inconveniente teórico en cuanto a los puntos 4 y 5, pero ¿que ocurrirá en los hechos?

Cuarto. Desarrollar una visión de futuro, como ya lo comentaba nuestro secretario de Energía, persiga la sustentabilidad.”

Otra gran hipocresía. La técnica de fracking que se anuncia para explotar los esquistos es todo menos sustentable. Por cierto, hace algunos años, sustentabilidad era un criterio ecológico. Los piratas ideológicos del capitalismo lo han convertido en un criterio económico más.

y

“Quinto: Enfatizar la ética corporativa y la responsabilidad social de nuestra empresa.”

Reto a Lozoya a cumplir con su responsabilidad social en los hechos, desde luego en términos sociales y ambientales, pero también en términos laborales, en particular hacia los mandos medios de Pemex, chivos expiatorios de todo accidente que ocurre en la empresa.

———————————

El siguiente texto es del Dr. Lorenzo Meyer, denominado “Petróleo, la batalla que viene” que se puede consultar aquí:  http://yucatan.com.mx/editoriales/petroleo-la-batalla-que-viene

Un texto interesante, bastante completo, con enfoque habitual del investigador, sacar enseñanzas y conclusiones de la historia y agregar reflexiones sobre la situación del momento. Un error de apreciación de Meyer radica en sostener que la reforma de Peña Nieto será “motivo para que fuertes intereses económicos y políticos busquen aprovechar la coyuntura”. En realidad, fueron  esos intereses los que provocaron dicha coyuntura, al igual que en el caso de la reforma energética 2008. Para ser precisos no se trata de una coyuntura, sino de un plan de acción de parte de la oligarquía internacional y mexicana, donde cada presidente, al menos desde Salinas, tiene la tarea de impulsar acciones para la progresiva privatización del gigante.

Por otra parte, si Pemex, como dice Meyer, nació para encarnar la voluntad de México de superar la dependencia histórica y ser capaz de manejar como nación por sí misma y con éxito, incluso las etapas más complejas de su economía, eso pasa, pese a la crítica del autor, por su inevitable contribución al gasto público vía Hacienda, eso sí, con la consiguiente adicción de ésta a la venta acelerada del oro negro. Ahora, dado que la vía para superar la dependencia histórica no puede ser la creación de empleo, como lo planteaba entre otras cosas el cardenismo (aunque hoy día Pemex sirva de agencia de colocación no para la clase trabajadora, sino para diversos juniors de la oligarquía),  entonces, a Meyer le faltaría agregar, más allá del pegajoso financiamiento del gasto publico, que el  cumplimiento del reto que él mismo le pone a Pemex (y que él destila del análisis de la función histórica de Pemex), es por la vía de la ampliación de la planta industrial y resucitar las cadenas operativas y el desarrollo tecnológico. Fuera de eso, considero que el texto es, como he mencionado, un análisis bastante bueno de la situación de la industria petrolera y un planteamiento de objetivos en beneficio de los mexicanos.

————————————–

El último es probablemente el menos trascendente, pero cuya publicación en forma casi simultánea con el de Meyer y el de Lozoya muestra que en efecto, los contendientes por Pemex están todos velando y afilando armas. Se trata de un texto de Manuel Clouthier Jr.  que se puede leer aquí: http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2012/11/61312.php

Discute la situación financiera, abonando  al (y mereciendo la misma respuesta que el) planteamiento de Lozoya respecto de la supuesta necesidad de inversión privada. Se recicla la discusión del 2008 y las razones esgrimidas por  los contendientes no han cambiado, siendo que en realidad, sin la intervención de capital privado la salud de Pemex ha mejorado desde entonces. ¿Porque entonces la privatización? Porque representa buenos negocios para algunos

Aunque el texto tiene sus virtudes, salta a la vista la falta de seriedad de conceptos de Clouthier cuando después de despreciar a Lázaro  Cárdenas y el concepto de soberanía, pasa a defender a Pemex como un asunto de “orgullo” nacional, concepto completamente fútil y en todo caso subsidiario al de soberanía. Para los trasnochados neoliberales que alegan que la soberanía en el tema energético es irrelevante, van algunos ejemplos, nada lejanos en tiempo y/o lugar, de lo contrario:

  • En 1985, Shell impulsó un golpe de estado exitoso en Nigeria porque el gobierno no apoyaba sus negocios en el país.
  • En tiempos de Zedillo se decía en documentos oficiales : “En el ámbito mundial, la mayoría de las industrias del petróleo y del gas son privadas y se dedican a toda la gama de actividades: exploración y desarrollo de campos, producción, transporte por medio de ductos y otros medios, co-participación en la elaboración de productos refinados, infraestructura de gas y comercialización de hidrocarburos.” Ya para 2010, estos conceptos habían envejecido: el 75% de la producción de crudo estaba en manos de empresa gubernamentales. La voltereta se dio en 2006 y 2007, con Rusia revocando permisos o participaciones a empresas privadas en gas y crudo, y Ecuador y Bolivia realizando nacionalizaciones. Adicionalmente, en 2012, Argentina recuperó el dominio de su producción petrolera de manos de Repsol.
  • En 2005, el congreso de Estados Unidos intervino para impedir la compra, a precios de hecho superiores a los que oferentes locales ponían, de la petrolera estadunidense UNOCAL por la petrolera china CNOOC. En materia de soberanía, los estadunidenses no se chupan el dedo, pero andan promoviendo que para todos los demás países, la soberanía es un concepto irrelevante.

Muy recomendable en este sentido y para vacunarse contra esos intentos, es volver a ver y escuchar el discurso de expropiación de la industria petrolera en México, precisamente de Lázaro Cárdenas, donde el mismo da detalles sobre la forma en que las petroleras buscaban desestabilizar al gobierno mexicano: http://www.youtube.com/watch?v=zCAmbFipXC4

Visto el caso de Nigeria, queda claro que algunas realidades no cambian.

Nube de etiquetas