Entradas etiquetadas como ‘biodiversidad’

El Grupo de Participación Ciudadana y otros puntos que parecen positivos para Pemex

Este es el tercero de una serie de blogs dedicados al Informe de Responsabilidad Social de Pemex (en su versión 2010, en tanto se publica el de 2011). En estos blogs discuto y doy puntos positivos o negativos al contenido de este documento,  con el fin de determinar al final si veo un balance positivo o negativo en términos de responsabilidad social. En este número me concentraré en la labor de análisis por parte del así llamado Grupo de Participación Ciudadana (GPC) (p.15 del citado informe) al que Pemex se somete en forma voluntaria desde 2008, lo que parece una actividad bien encaminada (+1).

Los integrantes del GPC tienen un curriculum importante. Son miembros mexicanos de las grandes ligas en materia ambiental, incluso a nivel mundial. Pongo a disposición de los interesados, mayores detalles sobre ellos aquí.

En el informe se señala que estos expertos colaboran “a título honorífico, para que Petróleos Mexicanos mejore su desempeño en el ejercicio de su responsabilidad social y ambiental”. Su análisis es visiblemente crítico de Pemex. Sin embargo Pemex nos queda a deber la información sobre el modo en que se integró el GPC (-0.5)

Aunque el propio informe no es no es del todo claro al respecto, todo indica que el GPC hace un doble análisis:

  • Por una parte, revisa un reporte de una consultora externa (por cierto de prestigio, la empresa suiza SAM), en el tema de sustentabilidad, El doble control que resulta de ahí me parece adecuado (+0.5)
  • Por otra, plantea un cuestionario directo a Pemex y valora las respuestas al mismo.

Los cuatro puntos que en mi opinión, deben ser abordados por un análisis de la responsabilidad social son

  • ética empresarial,
  • relación con la comunidad interna,
  • relación con la comunidad externa y
  • relación con el medio ambiente.

Todos ellos son tocados (+0.5) en el informe, pero falta ver a que profundidad se hace, cosa que haremos después.

Respecto del cuestionario del GPC,

  • Pemex lo presenta completo, es decir,  las 25 preguntas y respuestas (son 16 páginas que abarcan de la p. 18 a la 33 del Informe) (+0.5)
  • Pemex presenta, además una tabla con la valoración que hace de ellas el GPC (+0.5) sin hacer comentarios adicionales (p.17), lo que me parece correcto: permite al lector juzgar por si mismo (+0.5).
  • Las preguntas fueron calificadas un rango del 2 al 8 sobre la escala del 10, con un promedio general de 6.16.

La primera pregunta diseñada por el GPC es crucial:

1. ¿Con qué sistemas cuenta Pemex para identificar el impacto de sus actividades en los diversos grupos de interés?

Recordemos que en la moderna concepción de empresa socialmente responsable, ésta tiene responsabilidad con una variedad de grupos de interés.

Pemex dice:

“Cada uno de los Organismos Subsidiarios* de Petróleos Mexicanos cuenta con sistemas diferentes para identificar el impacto de sus actividades en los diversos grupos de interés.” Esta respuesta descubre directamente la problemática de Pemex en el tema de responsabilidad social: no hay criterios unitarios, cada organismo hace lo que quiere. Desde mi punto de vista, este problema se da en Pemex en muchos otros ámbitos también.

Enseguida, la empresa presenta las respuestas generadas por cada organismo en lo individual.

Las respuestas completas se pueden ver en esta liga.

Salta a la vista que hay algún tipo de actividad de Pemex de contacto con los grupos de interés, muchas veces de tipo reactivo, algunas de tipo preventivo (sobre todo respecto de autoridades de gobierno), pero también se refleja la ya mencionada ausencia de una instancia en Pemex que conduzca en forma homogénea esta relación y el respectivo monitoreo. De ahí resulta una disparidad de criterios y actividades y poca claridad y transparencia  en  dicha relación.

PEP, la subsidiaria que extrae el crudo del subsuelo, menciona:

  • que cuenta con una línea de trabajo que busca afianzar relaciones de calidad con la comunidad y que da seguimiento a indicadores como el número de bloqueos, reclamaciones recibidas, obras de beneficio comunitario ejecutadas y otros;
  • que cuenta con un Sistema Integral de Afectaciones, Reclamaciones y Prevención;
  • que cuenta con diagnósticos del entorno social realizados periódicamente por parte de terceros;
  • que se hacen encuestas y autoevaluaciones y
  • que se hace un monitoreo (no sistematizado) de medios

Hay entonces una mención de la relación con las comunidades (se entiende que se refiere a aquellas en las que están enclavadas sus instalaciones), pero no hay contenidos relacionados con, o mención de, otros grupos, como son autoridades, consumidores, que en este caso serían otras empresas, proveedores, sindicatos, empleados y trabajadores, grupos ambientalistas, defensores de derechos humanos o promotores de transparencia. Como cosa favorable, PEP parece tener un enfoque frente a los conflictos tanto reactivo como preventivo.

PR, la empresa que produce combustibles, informa que tiene áreas gerenciales dedicadas a

  • llevar a cabo acciones de responsabilidad social
  •  trato directo con los diversos grupos de interés que sean necesarios en virtud de construcción de infraestructura,
  • mantenimiento a las instalaciones,
  • atención de reclamaciones o por bloqueos ocasionados por problemas socio-políticos o ambientales.

Menciona actividades relacionas con las tomas clandestinas, un problema sin duda creciente,  sin que quede claro de que tipo (quizá sea la atención a comunidades afectadas por explosiones generadas por estos actos delictivos). Asimismo, menciona comunidades, problemas ambientales, pero no hay nada específico relativo a consumidores (en este caso finales), de proveedores, de sindicatos, empleados y trabajadores, defensores de derechos humanos o promotores de transparencia. El enfoque de PR parece ser predominantemente reactivo.

Lo destacable en este caso es la mención de atención a problemas socio-políticos, que pudiera estarse refiriendo por ejemplo a la atención a reclamos económicos de la comunidad en que se encuentran enclavadas las instalaciones. Sin embargo no sabemos, por la cortedad de la información, a que se refiere en concreto. Es cierto que Pemex está en una situación mediática especial a nivel nacional: la toma o bloqueo de instalaciones podría deberse no solo por problemas locales (causados por la propia petrolera), sino como una forma de llamarla atención de problemas de escala regionales o nacional Sin embargo, no he leído recientemente acerca de ningún caso de toma de instalaciones, por lo que me pregunto si la mención de tomas en este informe si no será un caso de “petate del muerto”. En todo caso, (-0.5) a quienes prepararon este informe por no ser más específicos en un tema delicado como este.

La respuesta relativa a los mecanismos de PGPB, la encargada de producir gas y algunos petroquímicos, es muy breve.

  • Revela un enfoque tanto preventivo como reactivo.
  • La actividad está  a cargo únicamente de una Unidad (de nivel administrativo menor a una Gerencia).
  • Se destaca la gestión política directa con autoridades de gobierno cuando se va a hacer obra en determinada región.
  • Habla también de remediación de daño ecológico (aqui una nota de 2009) y a propiedad privada.
  • Este organismo tampoco reporta nada específico respecto de consumidores, proveedores, sindicatos, empleados y trabajadores, defensores de derechos humanos o promotores de transparencia.

Por su parte, Pemex-Petroquímica (PPQ), desde un nivel  gerencial “toma en cuenta las necesidades específicas de los grupos de interés” (sin informar si sus acciones son de tipo preventivo o reactivo) “y trabaja en coordinación con las autoridades de los tres órdenes de gobierno”. PPQ informa acerca de proyectos de protección ecológica específicos en los que participa, como son el de la cuenca baja del río Coatzacoalcos, el Parque Ecológico Jaguaroundi, inaugurado formalmente en 2010  y el de la Cuenca del Río Coatzacoalcos, a cargo de la CONAGUA, en el que funge como vocal. Las demás subdidiarias no informan de este tipo de participaciones. Por la importancia del Jaguaroundi, van otros +0.5.

Finalmente, se menciona que hay un área del Corporativo de Petróleos Mexicanos encargada de impulsar políticas, modelos y estrategias que fomenten el desarrollo social y comunitario en los lugares en los que Pemex opera, la Gerencia de Desarrollo Social. Se señala que la Gerencia busca “hacer posible la conformación de entornos armónicos con las comunidades para mantener la eficiencia de la empresa”, pero ya que la misma no coordina los esfuerzos de los organismos subsidiarios.  no se ve como se pueda lograr eso a cabalidad (-.25). También menciona que, durante el primer semestre de 2010 estableció, a nivel piloto, un observatorio ciudadano en el municipio de Papantla, Veracruz, encaminado a promover la seguridad humana de su población y fomentar la convivencia social entre las localidades y la empresa. La experiencia de este observatorio ciudadano está considerada replicarse en otras entidades con presencia petrolera como Campeche, Chiapas y Tabasco.” Esto último es positivo. Sin embargo una fuente comenta que no está claro que este observatorio sea independiente de Pemex y tampoco que siga operando. El sitio del mismo no hace explícita sus funciones ni que se trate en particular de las relaciones entre la comunidad y Pemex. Por esta razón, solo +0.25

Como ya se mencionó, no hay una estrategia integral de relación con los grupos de interés. Cada organismo reporta lo que entiende por responsabilidad social. Da la impresión de que el foco de la responsabilidad social de los organismos está casi por completo en autoridades de gobierno, comunidades y medio ambiente. Otros temas como proveedores, clientes, empleados y transparencia hasta aquí, no han sido tratados, aunque figuran en la siguiente sección del cuestionario,

El GPC da una calificación de 6.16, sobre 10, a esta respuesta. Con ello parece indicar que “algo se está haciendo”, pero que no es suficiente. Espero entrar en más detalle sobre esto en una siguiente entrega del blog.

No parece que Pemex considere a la responsabilidad social como meritoria de tratarse desde un nivel de subdirección corporativa, por ejemplo. Asimismo, la frase “hacer posible la conformación de entornos armónicos con las comunidades para mantener la eficiencia de la empresa” parece especialmente desafortunada, ya que el objetivo central de la responsabilidad social no es “mantener la eficiencia” de una empresa, sino que haya un verdadero equilibrio entre lo que da y lo que recibe de la sociedad y el medio ambiente (-1.0).

Total del blog +1.5, para Pemex, que resultaron de una apreciación inicial de un ejercicio de transparencia, al menos desde el punto de vista formal, frente a un grupo de expertos, al que la empresa se somete en forma voluntaria. Cuando salga el Informe de 2012 podremos apreciar si Pemex en efecto reacciona a la baja calificación obtenida y se supera la misma. Esperemos asimismo que el GPC mantenga en los siguientes años la constancia de un análisis crítico.

De los blogs anteriores llevábamos cero puntos, así queel acumulado de 1.5. Con todo y todo, llevamos un balance positivo hasta el momento. Pero nos podríamos llevar algunas sorpresas más adelante, en especial en lo tocante al tema laboral (de lo cual mi post sobre condiciones laborales en Buques es un pequeño adelanto) y de derechos humanos (mal trato a ingenieros de campo, sobre todo en refinerías). Desgraciadamente, de última hora se me informa que  el GPC no toca asuntos laborales. Desde luego esto es negativo, pues discrimina a uno de los grupos de interés ás importantes (-0.5). Nos quedamos con un +1.00 final…

* Los organismos subsidiarios de Pemex son ‘Pemex Exploración y Producción’ (PEP), ‘Pemex Pefinación’ (PR), ‘Pemex Gas y Petroquímica Básica’ (PGPB) y ‘Pemex Petroquímica’ (PPQ)).

Anuncios

El Informe de Responsabilidad Social 2010 de Pemex (publicado en 2011)

¿Qué es la responsabilidad social empresarial? Quizá un requisito indispensable, aunque no una garantía, de que la humanidad mejore su sino.  Algo a ponerse en práctica empresa por empresa, a escala planetaria.
Abarca múltiples aspectos que tienen que ver con la sustentabilidad del medio ambiente, pero también con la ética en la actuación empresarial, la relación con empleados, proveedores, competidores, autoridades, consumidores, la comunidad en donde se encuentra enclavada una instalación empresarial y muchos etc. Es decir, abarca la relación con todas las partes interesadas, los acreedores como dicen algunos, o “stakeholders” como dicen en inglés. Consiste, se dice, en encontrar el balance entre generar de utilidades y devolver a la sociedad y el entorno lo que estos le dan al empresario.
Muchas de las grandes transnacionales del mundo publican hoy día vistosos informes o reportes de responsabilidad social (RRS), con muchas y hermosas fotos a color, así como papel y tipografía de lujo. ¿Están por ello estas empresas cumpliendo con su responsabilidad social? No necesariamente, pues estos reportes han sido diversamente (des-)calificados como maquillaje verde o maquillaje social. Suelen contener algunas verdades a medias, muchas mentiras para mejorar la imagen de la corporación y sobre todo, muchas omisiones. A la vez, muchos de ellos, más que informes de actividades, son folletos de marketing.
¿Qué es lo que se hace en México? Hay algunos avances. Revisaremos por lo pronto lo que hace en la empresa más grande del país, Pemex, que es una referencia nacional importante para todos los terrenos de la actividad industrial. En tanto publican su Informe de Responsabilidad 2011, me voy a referir al Informe de Responsabilidad Social 2010
No solo revisaremos, sino que “calificaremos” el reporte. Es una pretensión, claro, y debe verse como un mero ejercicio. Sería muy difícil auditar toda la actividad de una empresa enorme como Pemex, pero lo que sí se puede hacer es confrontar lo dicho en el documento y en las páginas de internet de la empresa con su realidad pública, hasta donde alcance nuestra capacidad indagatoria. En todo caso, el ejercicio podrá servir para dar una idea de dónde anda Pemex o animar a otros a realizar su propio examen.
Inicia el RRS de Pemex con una carta del Director General de la empresa, proponiéndose
a) consolidar el liderazgo empresarial en el tema de responsabilidad social;
b) incorporar la captura y secuestro de carbono al esquema de financiamiento del mecanismo de desarrollo limpio y como parte de las estrategias de mitigación de las empresas;
c) incluir la reforestación y la deforestación evitada como instrumentos críticos para la mitigación y
d) reconocer explícitamente a la conservación de la biodiversidad y de los servicios ambientales como el eje central de los esfuerzos de adaptación.
Con respecto de a) Pemex se precia, como muchas de las grandes transnacionales, de ser líder en la materia, como podemos ver en esta liga. Esta otra muestra los contratos de responsabilidad social que la Subsidiaria de Pemex,  Pemex Exploración y Producción (PEP), reporta imponer a sus proveedores.
Algo es algo. Daremos 2 puntos a la empresa por ello.
Con respecto de b), captura del carbono: esta es una tecnología que Greenpeace considera desastrosa desde el punto de vista ambiental. Califica la promoción de sus virtudes ambientales como de un engaño. Son ya muchas las transnacionales, que promueven su uso, como por ejemplo Exxon o Alstom, pero ello no es de ninguna manera un certificado de la calidad de dicha técnica. Para no repetir aquí los argumentos de la organización ecologista, los invito a leer la siguiente liga.
Sin embargo, otra de las intenciones de Pemex es reducir la emisión de CO2 por medio de la optimización energética de sus plantas, y reporta cifras  en sus páginas que van en ese sentido. Por otro lado, Pemex reporta haber comprado derechos de contaminación por 40 toneladas a la comunidad Cooperativa AMBIO, una organización que parece seria. Pero no nos dice cuantas más tendría que comprar para compensar la huella de carbono total de la empresa. Dejaremos este inciso en nada para nadie, cero puntos.
Acerca de c) la reforestación: hay notas aquí y allá de acciones a las que suma Pemex en este sentido, en varios estados de la República. Por ejemplo Pemex plantó 2000 arbolitos en Veracruz (2010) y también hay actividades en el 2011. Siempre hará falta el análisis de un experto para valuar si esa reforestación se está haciendo correctamente. Por lo pronto, 1 punto.
Inciso d) Biodiversidad. Como ejemplo reciente de notas positivas sobre este tema, está la misma nota del diario La Prensa que ya referí en párrafos anteriores. Por el lado de reportes negativos, aquí pueden ver dos notas más. A este respecto, ciertamente la actividad de Pemex, como la de cualquier petrolera del mundo, es una amenaza ambiental. El caso más reciente de daño masivo al medio ambiente, de fama mundial, fue el de British Petroleum y el campo Macondo, en la aguas profundas del Golfo. Pero Pemex parece bastante activo haciendo labor en este tema, como informa en su páginas electrónicas. La actividad petrolera de por sí no es propicia para la biodiversidad, pero aparentemente hay un esfuerzo compensatorio de parte de la empresa. Sin embargo, no se nos proporciona información para valorar si este esfuerzo es suficiente. Pemex nos queda a deber un evaluación de su pasivo medio-ambiental. Lo dejamos en nada para nadie.
Sigue la carta poniendo objetivos:
a) Incorporación, en la evaluación de los proyectos de inversión, de las externalidades socio-ambientales generadas por la explotación petrolera; 0.5 puntos a favor de la petrolera por la intención de hacerlo. Otros puntos podrían darse con la publicación, que esperamos con ansia, de dicha evaluación de los proyectos de inversión en esos términos y muchos más, si esas evaluaciones quedan bien hechas.
b) adopción de políticas de cero crecimiento de la huella ecológica en el sector. Es un objetivo imposible para una petrolera, pero cualquier progreso en esa dirección es bueno. Abarca la contaminación de suelos, aguas y atmósfera. La empresa reporta estas actividades. 0.5 por ponerse metas elevadas pero se necesita más elementos para medir esfuerzo y credibilidad.
c) el impulso decidido a la tecnología de captura y secuestro de carbono. Ya hablamos de esto. Decididamente (-1) punto por querer engañar a la opinión pública, como nos hace ver Greenpeace.
d) el desarrollo seguro, confiable y oportuno de los enormes recursos de gas (aquí se refieren a campos de lutitas) para posicionarlo como el combustible de bajo contenido de carbono para la transición. ¡Uf!, (-2) por alevosía, ventaja y reiteración, ya que es un caso semejante a la captura de carbono. Como muchas otras empresas, Pemex vende daño ambiental como lo contrario, ya que la extracción de gas de lutitas es contaminante de aguas y subsuelo, aunque sea un hidrocarburo cuya combustión genere menos contaminación que el crudo. Además, la transición energética al uso de recursos renovables y limpios al 100% no debe de usarse como argumento, ya que nadie sabe cuanto tiempo tomará en ocurrir.
No es que esperemos que una petrolera no contamine. Eso es imposible. Es factible que a lo largo de los años, vaya disminuyendo la contaminación por barril producido. Lo malo es que Pemex nos quiera hacer creer que ha encontrado métodos de extracción “limpios”.
Por lo pronto, 4 puntos positivos, 3 negativos, otorgados por la subjetiva pluma de un servidor. Seguiremos publicando esta revisión en futuras entregas del blog.

Nube de etiquetas